Noticias

diciembre 10, 2007

Narcos colombianos sacan por 25 rutas de Venezuela la tercera parte de cocaína que producen cada año

Filed under: Uncategorized — reinaldoterra @ 1:30 pm

ARTICULO

Diciembre 10 de 2007

 

 

 

Clic para ampliar

Foto: DAS

Farid Feris Domínguez, narcotraficante deportado a Colombia.

 

Autoridades colombianas y estadounidense estiman que por varios puntos de la frontera, ubicados entre La Guajira y Vichada, salen a los mercados internacionales unas 250 toneladas del alcaloide.”Hasta ahora -afirma un investigador policial-, tenemos identificadas 25 rutas del narcotráfico que nacen en Colombia, atraviesan el vecino país y dan a sus costas, de donde sale la cocaína al extranjero. Claro que pueden ser más”.Documentos colombianos con el sello de reservado dan cuenta de que algunos de esos caminos (aéreos, terrestres y fluviales) parten desde el sur de Bolívar, el río Meta, Cesar, La Guajira, Saravena y Arauca. Los destinos: el estado Apure, el Zulia, la península de Paraguaná, Caracas e Islas Margarita.

 

La permeabilidad de la línea fronteriza, además de las dificultades del terreno y la falta de presencia colombiana en los límites, radica, según investigadores colombianos, en que desde el 2005 se acabó el convenio de interdicción aérea entre Estados Unidos y Venezuela, pero sobre todo, por la participación en el negocio ilegal de algunos miembros de alto rango de las autoridades venezolanas.

Quiénes utilizan esas rutas

Hermágoras Gonzales Polanco, quien acaba de ser señalado por las autoridades estadounidenses como el más fuerte traficante de drogas por rutas venezolanas, no está solo en esa actividad ilícita.

Por lo menos 15 colombianos más, entre miembros de las Farc, paramilitares y narcos puros, controlan el narcotráfico por la frontera con Venezuela.

De esta lista, con la que perfectamente se podría hacer diseñar un nuevo cartel de los más buscados, hacen parte, entre otros, jefes paramilitares como Pedro Guerrero, alias ‘Cuchillo’; narcos reconocidos como Wílber Alirio Varela, alias ‘Jabón’, y guerrilleros de la talla de Germán Briceño, alias ‘Granobles’, hermano de alias ‘Mono Jojoy’.

‘Un embarcadero seguro’

Aunque el tema de las rutas venezolanas del narcotráfico tomó vigencia nuevamente luego de que las autoridades de Estados Unidos sacaron a la luz pública, hace 15 días, las actividades de Hermágoras Gonzales, en marzo Luis Hernando Gómez Bustamante, alias ‘Rasguño’, ya había advertido la facilidad de enviar la droga por ese país.

“Venezuela es el templo del narcotráfico. Hay una conjugación de venezolanos, colombianos, brasileños… Es muy fácil traficar porque allá no persiguen a nadie”, le dijo a EL TIEMPO en una entrevista el capo, hoy extraditado a Estados Unidos.

Y en mayo, John Walters, el director de políticas para control de narcotráfico de la Casa Blanca, afirmó que Venezuela se ha convertido en la principal ruta de tránsito para el envío ilegal de drogas de Colombia a Europa.

Walters dijo que varias zonas de Venezuela están siendo usadas como “embarcaderos seguros” y que los cargamentos que salen del vecino país hacia Europa han aumentado “10 veces en los últimos cinco años”.

Pero no se trata tan solo de que en Venezuela no se persiga lo suficiente a los traficantes. “Informes de miembros de agencias de seguridad de ese país dicen que hay algunos de sus miembros, en especial en los estados fronterizos, que hacen parte de las organizaciones del narcotráfico. Incluso, que se pelean y pagan porque los asignen a esas zonas, pues saben que es una forma rápida de ganar muchísimo dinero”, cuenta un investigador colombiano, que pide su anonimato y el del organismo al que está vinculado.

Algunas de las más recientes pistas que tienen las agencias colombianas sobre el tráfico de narcóticos por el vecino país las entregó Farid Feris Domínguez, capturado en septiembre en una lujosa residencia de Caracas y deportado a Colombia.

Un testimonio muy revelador

 

Feris, un médico colombiano de origen libanés, contó a investigadores nacionales que solo él tenía contacto directo con 22 altos funcionarios de la Guardia Nacional, la Disip, de la Oficina Nacional de Antinarcóticos, de la Oficina Nacional de Identificación y Extranjería (Onidex) y del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Como prueba de esas estrechas relaciones, Feris les entregó datos personales y hasta los números de celular a los investigadores.

“El contacto -cuenta un investigador que habló con Feris- no solo era para dejar entrar la droga sino para transportarla y escoltarlas hasta los puertos y aeropuertos. Y obviamente esos favores eran muy bien pagados”.

Tan buenos eran las relaciones de Feris con algunas de las autoridades de ese país, que él y su familia eran escoltados por miembros de agencias de seguridad de Venezuela. “Cuando fue capturado, los escoltas estaban cobrando en un banco el sueldo que él les pagaba. Nos dijo que un general amigo se los había puesto”, relata una fuente judicial colombiana.

Feris sería uno de los narcos colombianos que le habló a E.U. de la importancia de Hermágoras Gonzales en el negocio y por lo que este último fue situado en el cartel de los traficantes más buscados por las agencias estadounidenses, quienes ofrecen hasta 5 millones de dólares por información que lleve a su captura.

Las Farc también están en el negocio

Las Farc tienen una importante tajada en el negocio del narcotráfico vía Venezuela.

Este trabajo, indispensable para mantener los recursos de la organización ilegal, fue recomendado al hombre de confianza de ‘Granobles’: Carlos Reyes, alias ‘Mayorga’, quien fue jefe de la oficina de asuntos indígenas y ex candidato al concejo de Arauca.

Reportes de inteligencia militar colombiana señalan a este hombre como el representante de las Farc en el negocio de la droga en la frontera. ‘Mayorga’, jefe político del frente 10 de esa guerrilla, le entrega al secretariado de las Farc alrededor de 4 mil millones de pesos mensuales por despachos de cocaína.

Cada transacción de droga o su intercambio por armas, lleva su nombre y su firma. Así lo constatan documentos encontrados hace un mes en un laboratorio descubierto por la Brigada 18 del Ejército.

Europa, alerta

Que Venezuela es uno de los principales puertos de embarque de cocaína hacia Europa es noticia vieja para los europeos, y en especial para los españoles, que incautan la mayor cantidad de esta droga después de Colombia y E.U.: y el 60 por ciento, en alta mar.

En octubre, por ejemplo, los españoles interceptaron a un pesquero de bandera y tripulación venezolana que transportaba 3,5 toneladas de cocaína. Pero lo que más preocupa a los europeos es que estos barcos van cada vez más hacia África, donde el poder corruptor de los narcos hace estragos y dificulta la lucha contra este flagelo, pues una vez en tierra, la droga se lleva en pequeñas cantidades al Viejo Continente.

‘Nos inquieta cómo Venezuela combate el tráfico’: E.U.

Christy McCampbell, alta funcionaria del Departamento de Estado de E.U. para asuntos antinarcóticos, habló con EL TIEMPO sobre lo que está sucediendo en la frontera venezolana y en Latinoamérica. En noviembre, ella visitó el país para participar en la reciente la Comisión Interamericana para el Control de Abuso de Drogas.

¿Cómo ve el aumento en el tráfico por Venezuela?

Estamos muy preocupados por el tráfico de drogas por Venezuela. Para nosotros es un fuerte trampolín de la droga. Sabemos que hay cada vez más embarques que salen por Venezuela hacia África. Es la frontera que nos está preocupando más, porque en África Occidental y en el sur de ese continente hay gobiernos débiles y los narcotraficantes buscan este tipo de Estados con leyes frágiles.

¿Por qué se incrementaron los embarques?

Sabemos que es un punto estratégico para las redes de narcotráfico. Muchos de los embarques que pasan por Venezuela van por la isla La Española. Conocemos las rutas y los rastros que los traficantes dejan. No sé quién está participando en este tráfico ni puedo asegurar si hay consentimiento de las autoridades venezolanas.

¿Qué está pasando dentro de Venezuela?

Estamos preocupados cómo se hace cumplir la ley en Venezuela en lo que atañe a combatir el tráfico de drogas. Sobre otros países de la región, nos preocupa que los traficantes están en una constante búsqueda de gobiernos a los que pueden infiltrar. Y esto nos inquieta tanto en los países de tránsito, como en los productores. Toda Latinoamérica es susceptible de convertirse en lo uno o lo otro.

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: